Harry Potter, la pedagogía de la muerte y el amor como la única salida redentora

Hablar sobre la muerte resulta como mínimo desagradable para la mayoría de las personas. Norbert Elias en el libro La soledad de los moribundos muestra que frente al hecho de la finitud de la vida el ser humano recorrió diversos caminos siendo el más común y más antiguo la mitologización: en diversas culturas oímos sobre lugares para los cuales si puede de alguna manera continuar existiendo, en valhalla, en hades, en el paraíso o en el infierno… A pesar de ese consuelo, la civilización occidental especialmente fue acometida por una tendencia a ocultar o a reprimir los temas relacionados a la muerte o a la degradación/decadencia. Esa tendencia avanzó rápidamente y lo variable son las formas de ocultarla o reprimirla, un ejemplo de una percepción en las sociedades actuales es “los otros mueren, pero no yo”. 

Elias también defiende que en comparación con la Antigüedad aumentamos nuestra capacidad de identificación con “otros seres humanos”, pensando que no es más una costumbre dominguera ver mujeres y hombres  ahorcados, descuartizados o siendo devorados por leones como los gladiadores, ahora si va a ver el futebol. Tengo mis dudas en relación a eso cuando pienso en la audiencia de ciertos programas sensacionalistas extremadamente morbosos que podrían hacer frente a estos eventos de la antigüedad, pero, de alguna manera no se puede negar la evidencia de que nuestra capacidad de lidiar con la enfermedad y la muerte ha empeorado, intentamos a todo coste alejarnos de situaciones de enfermedad y muerte, aislamos los mayores en residencias y los enfermos en hospitales, en pocas palabras, ese sufrimiento deja de ser compartido y pasa cada vez más a ser individualizado. 

No es raro que en la educación ese tópico sea un tabú que puede haber sido agravado por el proceso de laicización de la enseñanza, ya que cuando había la presencia de la enseñanza religiosa se presentaba a los niños el tema de la muerte y una interpretación sobre sus significados. Todavía la psicología infantil, y la educación a nivel académico ha avanzado sobre cómo y porqué se debe pensar en desarrollar una pedagogía de la muerte.  

En el libro “Educar y vivir teniendo en cuenta la muerte” Herrero, Gascón y Selva exponen la situación actual del tema y algunas directrices para llevar a cabo una pedagogía que tenga en cuenta ese fenómeno. 

“Algunos autores como E. Rojas comparten con nosotros la observación de que una característica de la sociedad es la inmadurez generalizada. La causa a nuestro juicio es el egocentrismo como característica de la vida adulta, tanto personal como colectiva. Esta sociedad egocéntrica asocia una educación adoctrinada, por ser, asimismo, egocéntrica.Lejos queda la sociedad del conocimiento o de la educación. La sociedad del conocimiento es aquella que anhela el conocimiento, lo busca y lo emplea para mejorar integralmente (profunda y superficialmente). Hoy no estamos en ella, por mucho que se diga: el decir no hace el hecho. Por ejemplo, nos reunimos para hablar en torno a la muerte porque se celebra el día de los difuntos, no por una motivación de cultivo personal, de debate o de búsqueda de conocimiento. La morbosidad o el atractivo mediático sólo son indicadores de una razón debilitada, que por educación ha renunciado a muchas posibilidades.” (Herrero, 2015, p.171)

Una de las maneras de enterarse de otros modos de significar esto suceso inevitable es por medio de la literatura, Entre clichés y un mundo fantasioso de hechizos y criaturas mágicas, Harry Potter es una especie de novela de formación en que uno puede acceder a los principales tópicos de la vida: la muerte, la amistad, el descubrimiento de la vocación, el sacrificio y la formación del carácter y de los valores. Reflejando el luto que vivía la autora que había perdido su madre recientemente, el héroe del libro se ve en muchas ocasiones asombrado por ese dolor de la pérdida de los seres amados, además del miedo de la muerte misma. De hecho la autora señala que el tema principal de la heptalogía es la muerte, aunque muchos críticos enumeren los temas de la normalidad y de los estándares establecidos y su superación.

El dolor de no ser amado

El libro empieza describiendo la vida de Harry en la familia Dursley donde recibe un tratamiento peor que al de un perro. Después de la muerte de sus padres, Harry fue a vivir con su tía Petunia, que nutría un profundo resentimiento en relación a las habilidades mágicas de su hermana (madre de Harry) y delante de eso se refugiaba en una postura conservadora, prejuiciosa y “normal”.. En fin, en este ambiente Harry se siente extremadamente solo y no amado, cosa que cambia con la llegada de Hagrid, un hombre inmenso de cuerpo y corazón que le revela que él es un mago que tiene una vacante en la escuela de Hechicería Hogwarts.

En Hogwarts, Harry  finalmente hace amigos y en una de sus aventuras descubre el Espejo de Oesed, cuyas propiedades mágicas ofrece al espectador la visión de los más profundos deseos de su corazón de manera que Harry se ve abrazado por sus padres. Dumbledore, el director de la escuela (la figura del sabio), dice a Harry que el ser más feliz miraría el espejo y solo se vería a sí mismo, tal cual, eso sería ideal pero utópico pues esa condición no cumple nadie ni mismo el próprio Dumbledore. Así que la primera lección es reconocer el deseo de estar con sus padres y de sentirse amado, y después reconocer la existencia y consecuencias de la muerte y no desear revertirla cómo veremos más adelante. De todo modo en el la primera película, después un periodo de añoranza y melancolía por no tener los padres, va en el pátio e deja volar Hedwig simbolizando la liberación de su propio espíritu en relación a estos sentimientos, es el momento de de aferrarse a sus amigos, al presente, a las aventuras que se presentan. 

La presencia de los que murieron

En el tercer libro de la saga Harry es atrapado por los terribles dementores que lo atacan quitándole toda energía vital, por esa razón estaba practicando una defensa contra ellos, entretanto esa magia era muy difícil, era un objetivo casi imposible para un niño de su edad. Cuando estaba a punto de desmayarse debido al ataque, Harry ve una persona muy parecida con él conjugando esa magia poderosa y salvándose de los dementores, él cree que es su padre que de alguna manera regresó del mundo de los muertos y le salvó. Al final él descubre que no era su padre que había vuelto, sino que era él mismo, o sea, él experimenta en sí mismo una fuerza desconocida, una fuerza quizás heredada de sus padres. Otra lección mediada por el diálogo con Dumbledore:

“-Fue una idiotez pensar que era él- murmuró Harry -. Quiero decir …ya sé que está muerto.

_¿Piensas que los muertos a los que hemos querido nos abandonan del todo? ¿No crees que los recordamos especialmente en los mayores apuros? – Dije Dumbledore – Tú padre vive en ti, Harry, y se manifiesta más claramente cuando lo necesitas. ¿ De qué otra forma podrías haber creado ese patronus tan especial? … Así que anoche viste realmente a tu padre…Lo encontraste dentro de ti mismo. (p. 347) “

La muerte por sacrificio

La madre de Harry habría tenido la posibilidad de salvarse se entregase a Harry, pero optó por protegerlo sacrificando su propia vida, para salvar la del hijo. Snape, que se sometió décadas a una vida doble convirtiéndose en un ser odioso para proteger a Harry por su amor a Lili (madre de Harry). También su mascota, la lechuza Hedwig, que se pone entre él y un mortífago para salvarle la vida.

El propio Harry reconoce su destino de redentor en el último libro: debe entregarse a Voldemort y dejarle que él lo mate, solamente de esa manera si podría salvar el mundo del mal. De todas maneras el sacrificio siempre está atrelado al amor sea fraterno, materno etc, es como decía Pablo Neruda, si nada nos salva de la muerte al menos el amor nos salva de la vida. 

Un comentario en “Harry Potter, la pedagogía de la muerte y el amor como la única salida redentora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: